La disfunción eréctil (DE) es una afección que afecta a millones de hombres en todo el mundo, pero ¿es grave y qué se puede hacer si se padece? En esta guía analizaremos qué es la disfunción eréctil, la importancia de la salud sexual masculina y le aconsejaremos sobre cómo abordarla.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil puede definirse como la dificultad para conseguir o mantener una erección durante la actividad sexual. La disfunción eréctil puede variar desde los casos leves, que a menudo son más temporales entre los hombres jóvenes, hasta los casos más graves, con problemas persistentes que pueden no responder bien a los remedios de autoayuda. No obstante, es importante recordar que la disfunción eréctil no es necesariamente una parte inevitable del envejecimiento y que el hecho de que determinados grupos de edad registren tasas de incidencia más elevadas no significa que todos los hombres mayores vayan a padecerla a lo largo de su vida.

¿Es grave la disfunción eréctil?

Aunque la disfunción eréctil no es potencialmente mortal, sí puede considerarse grave, ya que puede causar una angustia considerable incluso en los casos más leves. Se sabe que el hecho de no ser capaz de mantener relaciones sexuales cuando se necesita o se espera puede crear problemas en las relaciones, ya que pueden aparecer barreras de confianza y comunicación, por lo que es muy recomendable abordar los problemas subyacentes cuanto antes.

En los casos más graves, en los que la impotencia parece un problema crónico, lo primero que hay que hacer es consultar al médico antes de intentar nada nuevo por cuenta propia. Afortunadamente, en la actualidad existen varios tipos de tratamientos para tratar la disfunción eréctil, como los medicamentos con receta, los cambios en el estilo de vida y las sesiones de asesoramiento psicológico en función de las necesidades individuales.

Mantener la salud sexual masculina

Mantener una buena salud física general ayudará a garantizar un mejor rendimiento sexual tanto a corto como a largo plazo, y hay varios cambios en el estilo de vida que pueden marcar una gran diferencia con el paso del tiempo. Se sabe que comer de forma nutritiva, hacer ejercicio con regularidad y reducir el consumo de tabaco y alcohol mejoran la salud sexual masculina, mientras que reducir los niveles de estrés también puede ser beneficioso. Hablar abiertamente con su pareja sobre cualquier conflicto en la relación también puede ayudar a identificar las posibles causas de la disfunción eréctil, que podrían abordarse, una vez más, mediante intervenciones psicológicas o médicas. El asesoramiento psicológico también podría ayudar a las personas a comprender mejor por qué pueden estar experimentando dificultades en su vida sexual, así como a explorar opciones de formas alternativas de intimidad, como actividades sin penetración, como masajes o abrazarse sin expectativas de rendimiento...


En conclusión, la disfunción eréctil puede variar desde episodios intermitentes leves hasta casos crónicos más graves, aunque la búsqueda de tratamiento depende en gran medida de las circunstancias individuales. Comprender la importancia de la salud sexual masculina y realizar algunos cambios en el estilo de vida, como hacer ejercicio con regularidad y comer de forma nutritiva, debería ayudar a mejorar las posibilidades de controlar los síntomas con éxito a lo largo del tiempo.


foto 1504194569341 48a2e831a3a7?ixlib=rb 4.0
Seleccione su moneda
es_ESSpanish