La disfunción eréctil (DE) es una afección que afecta a hombres de todas las edades y puede resultar increíblemente embarazosa y difícil de comentar. Aunque hay tratamientos disponibles, como el asesoramiento, los cambios en el estilo de vida, las bombas o la cirugía, para la mayoría de los hombres una solución más fácil es utilizar fármacos como Viagra, Cialis o Levitra. Pero, ¿es seguro tomar pastillas para la disfunción eréctil?

Antes de considerar la posibilidad de tomar cualquier tipo de pastilla para la disfunción eréctil, es importante que hable primero con su médico. Él podrá orientarle sobre qué pastilla para la disfunción eréctil es la más adecuada para usted en función de su historial médico y sus necesidades. También es importante asegurarse de conocer la dosis adecuada, así como los posibles efectos secundarios, antes de empezar a tomar cualquier medicamento.

El principio activo más común de estas píldoras es el citrato de sildenafilo, pero pueden contener otros ingredientes como tadalafilo o vardenafilo. Estos medicamentos actúan bloqueando una enzima concreta que interfiere en el flujo sanguíneo del pene, permitiendo que éste se erecte más fácilmente cuando se excita. Los efectos pueden durar hasta 4 horas, dependiendo del medicamento y de la dosis prescrita por su médico.

Las pastillas para la disfunción eréctil pueden tener efectos secundarios como dolor de cabeza, enrojecimiento facial, indigestión o náuseas/vómitos, dolor muscular en la zona lumbar y las extremidades, alteraciones visuales como visión borrosa o visión temporal de objetos azulados, congestión e incluso mareos al levantarse rápidamente de una posición sentada. Es importante que si experimenta alguno de estos síntomas deje de tomar el medicamento inmediatamente y hable con su médico si persisten o empeoran.

Además, algunas personas pueden sufrir reacciones alérgicas, como urticaria, erupciones cutáneas o picor, después de tomar pastillas para la disfunción eréctil, por lo que es importante buscar atención médica si esto ocurre. Aunque es poco frecuente, también se han notificado casos de personas que han sufrido efectos secundarios de medicamentos que no se habían recetado fuera de lo indicado, por lo que siempre debe consultar primero a su médico antes de utilizar un medicamento que no se haya creado principalmente para tratar la disfunción eréctil.

También es importante recordar que, si bien las pastillas para la disfunción eréctil ayudan a aliviar los síntomas, no curan la causa subyacente de la impotencia, que puede ser de naturaleza física o psicológica, por lo que, cuando se utilicen, es importante seguir al mismo tiempo cualquier terapia adecuada para curar el trastorno en sí, como el asesoramiento psicológico o los cambios en el estilo de vida mencionados anteriormente.

En resumen, aunque las pastillas para la disfunción eréctil pueden ayudar a reducir los síntomas, no ofrecen una solución definitiva, sino que sirven de ayuda cuando se utilizan correctamente bajo supervisión profesional y, si es necesario, junto con una terapia para tratar las causas subyacentes de la impotencia, ya sean físicas o psicológicas. Si se toman correctamente, suelen ser seguros, pero siempre se debe consultar al médico antes de empezar a usarlos para que le informe sobre la dosis y los posibles efectos secundarios, así como para controlar si se ha conseguido un tratamiento eficaz, de modo que se pueda realizar un seguimiento adecuado si es necesario.

roberto sorin RS0 h pyByk unsplash a escala
Seleccione su moneda
es_ESSpanish