La disfunción eréctil (DE) es un problema sexual común al que se enfrentan hombres de todas las edades y que afecta a unos 30 millones de hombres en Estados Unidos. La DE puede tener orígenes físicos y psicológicos, lo que dificulta la identificación de sus causas. En este artículo, exploraremos las diversas fuentes posibles de disfunción eréctil y analizaremos las formas de abordarlas.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es la incapacidad de lograr o mantener una erección suficiente para una actividad sexual satisfactoria. Es algo más que ser incapaz de "conseguirlo"; la disfunción eréctil suele afectar también a la confianza en uno mismo, las relaciones y la calidad de vida en general. Afortunadamente, la mayoría de los casos pueden tratarse con éxito mediante medicación, cambios en el estilo de vida y/o asesoramiento.

Causas físicas de la disfunción eréctil

Es importante tener en cuenta los factores físicos a la hora de diagnosticar las posibles causas de la disfunción eréctil. Problemas de salud como la diabetes, la hipertensión, las cardiopatías, la obesidad y determinados medicamentos recetados pueden provocar disfunción eréctil. Además, ciertas elecciones de estilo de vida, como fumar cigarrillos o consumir drogas, también pueden contribuir a la disfunción eréctil. En algunos hombres, el tratamiento de los problemas de salud subyacentes puede mejorar los síntomas de la disfunción eréctil sin necesidad de tratamientos o medicamentos adicionales.

Causas psicológicas de la disfunción eréctil

Los acontecimientos estresantes, como los problemas económicos o de pareja, pueden provocar o agravar la disfunción eréctil al aumentar la ansiedad por el rendimiento y dificultar la relajación del hombre durante las relaciones sexuales. Además, los trastornos psicológicos como la depresión y la ansiedad también pueden interferir en la capacidad del hombre para excitarse debido a los intensos pensamientos negativos que alteran la capacidad de la mente para concentrarse en actividades placenteras como el sexo. Tratar los problemas psicológicos subyacentes permitirá al hombre centrarse en superar los bloqueos físicos relacionados con la disfunción eréctil antes de invertir en otras soluciones, como medicación o sesiones de terapia con un compañero especializado en el tratamiento de trastornos sexuales.

Diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil

 Si le preocupa su experiencia con la disfunción eréctil, es importante que acuda a su médico para que le haga un diagnóstico adecuado, de modo que pueda descartar cualquier afección médica subyacente antes de buscar otras soluciones, como medicación o sesiones de terapia con un compañero especializado en el tratamiento de trastornos sexuales. El médico puede recomendar cambios en el estilo de vida, como hacer ejercicio, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, practicar yoga, comer alimentos más sanos, controlar los niveles de estrés y dormir lo suficiente. Medicamentos como el Viagra también pueden ser una opción si es necesario . Además , la búsqueda de asesoramiento de un profesional de la salud mental con experiencia en el tratamiento de la disfunción eréctil puede ayudar no sólo a tratar los síntomas , sino también abordó cualquier problema de salud mental subyacentes que podrían ser factores que contribuyen a llevar el problema en el primer lugar.

Conclusión

 La disfunción eréctil es muy común entre las personas mayores, pero entender sus causas es clave para encontrar soluciones terapéuticas eficaces. Hay que tener en cuenta factores físicos, como los trastornos médicos existentes, así como componentes psicológicos, como el estrés, para poder tratarlos adecuadamente antes de recurrir a enfoques más médicos, como la toma de medicamentos recetados. Si padece disfunción eréctil, es esencial que hable abiertamente de ello con su médico para que pueda realizar pruebas precisas antes de iniciar el mejor tratamiento específico para usted.


foto 1583138994397 bf68699ec425?ixlib=rb 4.0
Seleccione su moneda
es_ESSpanish