La disfunción eréctil (DE) es un trastorno que afecta a millones de hombres en todo el mundo y que suele provocar la incapacidad de lograr o mantener una erección suficiente para mantener relaciones sexuales. Puede resultar embarazoso e incómodo hablar de ello, pero es importante reconocer que la disfunción eréctil es tratable y que existen vías para aliviarla. En este artículo hablaremos de cuándo debe buscarse tratamiento para la disfunción eréctil, así como de otras consideraciones relacionadas con los tratamientos de la disfunción eréctil.

Signos y síntomas de la disfunción eréctil

El síntoma principal de la disfunción eréctil es la dificultad para lograr o mantener una erección durante la actividad sexual. También puede ir acompañada de otras sensaciones, como una menor sensibilidad o placer durante el acto sexual, eyaculación precoz o estrés psicológico que hace que el hombre evite por completo los encuentros sexuales. Aunque esta afección puede deberse a un problema médico subyacente, como la diabetes o desequilibrios hormonales, también pueden contribuir factores relacionados con el estilo de vida, como fumar y beber en exceso; el estrés y la depresión también son factores comunes.

¿Cuándo se debe buscar tratamiento?

Si experimenta algún síntoma asociado a la disfunción eréctil, le recomendamos encarecidamente que consulte a su médico. Podrá descartar cualquier enfermedad subyacente y orientarle sobre la mejor manera de combatir la disfunción eréctil si las modificaciones del estilo de vida no son suficientes por sí solas. Algunos medicamentos, como los inhibidores de la PDE5, pueden recetarse junto con terapias psicológicas como la terapia cognitivo-conductual (TCC). También existen alternativas sin receta, como los remedios a base de plantas, aunque es aconsejable consultar al médico antes de tomar nada nuevo para garantizar la seguridad y la eficacia.

Consideraciones antes de iniciar el tratamiento de la disfunción eréctil

Es importante considerar todas las opciones antes de iniciar el tratamiento de la disfunción eréctil. Hable con su pareja sobre si tiene alguna preferencia en cuanto al tipo de tratamiento que más le conviene. Comunicarse abiertamente sobre la situación puede ayudar a acercar posturas y a comprender mejor las necesidades y preocupaciones del otro. Además, hable con amigos o familiares que hayan pasado por problemas similares: sus experiencias también pueden ser útiles para comprender los tratamientos adecuados. Por último, asegúrese de informarse de antemano sobre los posibles efectos secundarios de los medicamentos recetados por su médico; conocer todos los posibles efectos le permitirá gestionar mejor sus expectativas de cara al futuro en cuanto a los resultados realistas que puede obtener (¡y la rapidez con la que pueden manifestarse!).

En general, la disfunción eréctil es un trastorno muy tratable que requiere paciencia y el apoyo de amigos, familiares y pareja(s) durante todo el proceso; incluso si los cambios en el estilo de vida no son suficientes por sí solos, existen muchas soluciones viables, así que no se sienta desesperado. Con la orientación adecuada, muchos hombres encuentran alivio a sus síntomas y mejoran su calidad de vida en general.


foto 1590178632178 71dea458a543?ixlib=rb 4.0
Seleccione su moneda
es_ESSpanish